Infertilidad

La Organización Mundial de la Salud (OMS) acaba de publicar su hoja informativa sobre infertilidad, el cual representa el compromiso de la OMS con las personas infértiles y todas las partes interesadas en la infertilidad a nivel mundial.

14 de septiembre de 2020

Datos clave

La infertilidad es una enfermedad del sistema reproductivo masculino o femenino definida por la imposibilidad de lograr un embarazo después de 12 meses o más de relaciones sexuales regulares sin protección. (1) La infertilidad afecta a millones de personas en edad reproductiva en todo el mundo, y tiene un impacto en sus familias y comunidades. Las estimaciones sugieren que entre 48 millones de parejas y 186 millones de personas viven con infertilidad en todo el mundo. (2, 3, 4) En el sistema reproductor masculino, la infertilidad es causada más comúnmente por problemas en la expulsión del semen (1), ausencia o niveles bajos de espermatozoides, o forma anormal (morfología) y movimiento (motilidad) de los espermatozoides. . En el sistema reproductor femenino, la infertilidad puede ser causada por una variedad de anomalías de los ovarios, el útero, las trompas de Falopio y el sistema endocrino, entre otras. La infertilidad puede ser primaria o secundaria. La infertilidad primaria es cuando una persona nunca ha logrado un embarazo, y la infertilidad secundaria es cuando se ha logrado al menos un embarazo anterior. El cuidado de la fertilidad abarca la prevención, el diagnóstico y el tratamiento de la infertilidad. El acceso igualitario y equitativo a la atención de la fertilidad sigue siendo un desafío en la mayoría de los países; particularmente en países de ingresos bajos y medianos. La atención de la fertilidad rara vez se prioriza en los paquetes de beneficios de la cobertura sanitaria universal nacional.

¿Qué causa la infertilidad?

La infertilidad puede ser causada por varios factores diferentes, ya sea en el sistema reproductor masculino o femenino. Sin embargo, a veces no es posible explicar las causas de la infertilidad.

En el sistema reproductor femenino, la infertilidad puede deberse a:

  • trastornos de las trompas como el bloqueo de las trompas de Falopio, que a su vez son causadas por infecciones de transmisión sexual (ITS) no tratadas o complicaciones de un aborto inseguro, sepsis posparto o cirugía abdominal / pélvica; trastornos uterinos que podrían ser de naturaleza inflamatoria (como tal endometriosis), de naturaleza congénita (como útero tabicado) de naturaleza benigna (como fibromas)
  • trastornos de los ovarios, tales como síndrome de ovario poliquístico y otros trastornos foliculares ∙ trastornos del sistema endocrino que provocan desequilibrios de las hormonas reproductivas. El sistema endocrino incluye el hipotálamo y las glándulas pituitarias. Ejemplos de trastornos comunes que afectan este sistema incluyen cánceres hipofisarios e hipopituitarismo. La importancia relativa de estas causas de infertilidad femenina puede diferir de un país a otro, por ejemplo, debido a las diferencias en la prevalencia de antecedentes de las ITS o las diferentes edades de las poblaciones estudiadas (4) En el sistema reproductor masculino, la infertilidad puede ser causada por:
  • obstrucción del tracto reproductivo causando disfunciones en la eyección del semen. Este bloqueo puede ocurrir en los conductos que transportan el semen (como los conductos eyaculadores y las vesículas seminales). Los bloqueos se deben comúnmente a lesiones o infecciones del tracto genital.
  • trastornos hormonales que dan lugar a anomalías en las hormonas producidas por la glándula pituitaria, el hipotálamo y los testículos. Las hormonas como la testosterona regulan la producción de esperma. Ejemplos de trastornos que provocan un desequilibrio hormonal son los cánceres de hipófisis o testículos.
  • Fallo testicular para producir esperma, por ejemplo debido a varicoceles o tratamientos médicos que alteran las células productoras de esperma (como quimioterapia).función y calidad anormales de los espermatozoides. Las condiciones o situaciones que causan una forma anormal (morfología) y movimiento (motilidad) de los espermatozoides afectan negativamente a la fertilidad. Por ejemplo, el uso de esteroides anabólicos puede causar parámetros anormales en el semen, como el recuento y la forma de los espermatozoides (5).

Los factores ambientales y de estilo de vida como el tabaquismo, la ingesta excesiva de alcohol y la obesidad pueden afectar la fertilidad. Además, la exposición a contaminantes y toxinas ambientales puede ser directamente tóxica para los gametos (óvulos y espermatozoides), lo que resulta en una disminución de su número y mala calidad, lo que conduce a la infertilidad (5,6).

¿Por qué es importante abordar la infertilidad?

Todo ser humano tiene derecho al disfrute del más alto nivel posible de salud física y mental. Los individuos y las parejas tienen derecho a decidir el número, el momento y el espaciamiento de sus hijos. La infertilidad puede negar la realización de estos derechos humanos esenciales. Por lo tanto, abordar la infertilidad es una parte importante de la realización del derecho de las personas y las parejas a fundar una familia (7).

Una amplia variedad de personas, incluidas las parejas heterosexuales, las parejas del mismo sexo, las personas mayores, las personas que no tienen relaciones sexuales y las que tienen determinadas afecciones médicas, como algunas parejas serodiscordantes con el VIH y los supervivientes de cáncer, pueden necesitar servicios de tratamiento de la infertilidad y de atención de la fertilidad. . Las desigualdades y disparidades en el acceso a los servicios de atención de la fertilidad afectan negativamente a las poblaciones pobres, solteras, sin educación, desempleadas y otras poblaciones marginadas.
Abordar la infertilidad también puede mitigar la desigualdad de género. Aunque tanto mujeres como hombres pueden experimentar infertilidad, a menudo se percibe que las mujeres en una relación con un hombre sufren de infertilidad, independientemente de si son infértiles o no. La infertilidad tiene importantes impactos sociales negativos en la vida de las parejas infértiles y en particular de las mujeres, que con frecuencia experimentan violencia, divorcio, estigma social, estrés emocional, depresión, ansiedad y baja autoestima.

En algunos entorrnos, el miedo a la infertilidad puede disuadir a las mujeres y los hombres de usar anticonceptivos si se sienten presionados socialmente para demostrar su fertilidad a una edad temprana debido al alto valor social de la maternidad. En tales situaciones, las intervenciones de educación y concienciación para abordar la comprensión de la prevalencia y los determinantes de la fertilidad y la infertilidad son esenciales.

Abordar los desafíos

La disponibilidad, el acceso y la calidad de las intervenciones para abordar la infertilidad siguen siendo un desafío en la mayoría de los países. El diagnóstico y el tratamiento de la infertilidad a menudo no se priorizan en las políticas nacionales de desarrollo y población ni en las estrategias de salud reproductiva y rara vez se cubren a través de la financiación de la salud pública. Además, la falta de personal capacitado y del equipo e infraestructura necesarios, y los altos costos actuales de los medicamentos de tratamiento, son obstáculos importantes incluso para los países que están abordando activamente las necesidades de las personas con infertilidad. Si bien las tecnologías de reproducción asistida (ART) han estado disponibles durante más de tres décadas, con más de 5 millones de niños nacidos en todo el mundo a partir de intervenciones de ART como la fertilización in vitro (FIV), estas tecnologías aún no están disponibles en gran medida, son inaccesibles e inasequibles en muchas partes del mundo. , particularmente en los países de ingresos bajos y medianos (PBI). Las políticas gubernamentales podrían mitigar las numerosas desigualdades en el acceso a una atención de la fertilidad segura y eficaz. Para abordar de manera efectiva la infertilidad, las políticas de salud deben reconocer que la infertilidad es una enfermedad que a menudo se puede prevenir, mitigando así la necesidad de tratamientos costosos y poco accesibles. En los programas nacionales de educación integral en sexualidad, la promoción de estilos de vida saludables para reducir los riesgos conductuales, incluida la prevención, el diagnóstico y el tratamiento temprano de las ITS, la prevención de las complicaciones del aborto inseguro, la sepsis posparto y la cirugía abdominal / pélvica, y el tratamiento de las toxinas ambientales asociadas con la infertilidad, son intervenciones políticas y programáticas que todos los gobiernos pueden implementar.
Además, las leyes y políticas habilitadoras que regulan la reproducción de terceros y el TAR son esenciales para garantizar el acceso universal sin discriminación y para proteger y promover los derechos humanos de todas las partes involucradas. Una vez implementadas las políticas de fertilidad, es fundamental garantizar que se controle su implementación y se mejore continuamente la calidad de los servicios.

Respuesta de la OMS

La OMS reconoce que la prestación de servicios de planificación familiar de alta calidad, incluidos los servicios de atención de la fertilidad, es uno de los elementos fundamentales de la salud reproductiva. Reconociendo la
importancia y el impacto de la infertilidad en la calidad de vida y el bienestar de las personas, la OMS se compromete a abordar la infertilidad y la atención de la fertilidad mediante:

  • Colaborar con socios para realizar investigaciones epidemiológicas y etiológicas globales sobre la infertilidad.
  • Involucrar y facilitar el diálogo sobre políticas con países de todo el mundo para enmarcar la infertilidad en un entorno legal y político propicio.
  • Apoyar la generación de datos sobre la carga de la infertilidad para informar la asignación de recursos y la prestación de servicios.
  • Desarrollar lineamientos sobre la prevención, diagnóstico y tratamiento de la infertilidad masculina y femenina, como parte de las normas y estándares globales de atención de calidad relacionados con la atención de la fertilidad.
  • Revisar y actualizar continuamente otros productos normativos, incluido el manual de laboratorio de la OMS para el examen y procesamiento del semen humano.
  • Colaborar con las partes interesadas relevantes, incluidos los centros académicos, los ministerios de salud, otras organizaciones de las Naciones Unidas, los actores no estatales y otros socios para fortalecer el compromiso político, la disponibilidad y la capacidad del sistema de salud para brindar atención de fertilidad a nivel mundial.
  • Brindar apoyo técnico a nivel nacional a los estados miembros para desarrollar o fortalecer la implementación de políticas y servicios nacionales de fertilidad.

Referencias

  • World Health Organization (WHO). International Classification of Diseases, 11th Revision(ICD-11) Geneva: WHO 2018.
  • Mascarenhas MN, Flaxman SR, Boerma T, et al. National, regional, and global trends ininfertility prevalence since 1990: a systematic analysis of 277 health surveys. PLoS Med2012;9(12):e1001356. doi: 10.1371/journal.pmed.1001356 [published Online First:2012/12/29]
  • Boivin J, Bunting L, Collins JA, et al. International estimates of infertility prevalence andtreatment-seeking: potential need and demand for infertility medical care. Humanreproduction (Oxford, England) 2007;22(6):1506-12. doi: 10.1093/humrep/dem046[published Online First: 2007/03/23]
  • Rutstein SO, Shah IH. Infecundity infertility and childlessness in developing countries.Geneva: World Health Organization 2004.
  • Gore AC, Chappell VA, Fenton SE, et al. EDC-2: The Endocrine Society’s Second ScientificStatement on Endocrine-Disrupting Chemicals. Endocrine Reviews 2015;36(6):E1-E150.doi: 10.1210/er.2015-1010 ∙ Segal TR, Giudice LC. Before the beginning: environmental exposures and reproductiveand obstetrical outcomes. Fertility and Sterility 2019;112(4):613-21.
  • Zegers‐Hochschild F, Dickens BM, Dughman‐Manzur S. Human rights to in vitrofertilization. International Journal of Gynecology & Obstetrics 2013;123(1):86-89.

Dr. Diego Griessi Fortes

– Director Médico

En Construcción.

Dra. Natalia Rougier

– Sub Directora Médica

  • Titulo de médica en la Facultad de Ciencias de la Salud (Fundación HA Barcelo) CABA
  • Residencia de Tocoginecología Hospital Materno Infantil de San Isidro (Buenos Aires)
  • Rotación por el Servicio de Medicina Reproductiva (Hospital Vall D’Hebron, Barcelona España)
  • Master en Medicina Reproductiva en la Universidad Autónoma de Barcelona (España)
    Fellowship en Cegyr (centro de estudios en genética y reproduccion) CABA
  • Miembro de la Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva (SAMER)
  • 2do Premio Figueroa Casas Rougier N, y cols.“Cambios en la fragmentación del ADN espermático en diferentes tiempos” XV Congreso de la Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva (SAMER). Buenos Aires (2012). Oral Publicación en revista científica: Rougier N, y cols.“Changes in DNA Fragmentation during sperm preparation for intracytoplasmic sperm injection over time” (Fertility and Sterility 2013).

Dra. Fernanda Gutierrez De Valle

– Médica

  • Coordinadora del Programa de Ovodonación.
  • Especialista en Medicina Reproductiva (2009 ‘ título expedido por SAMeR)
  • Cargo de médica de planta permanente del servicio de Ginecología y Obstetricia Hospital Mi Pueblo de Florencio Varela, provincia de Buenos Aires. 2007 en adelante. Concursado en diciembre de 2012
  • Especialista en Tocoginecología (2007 ‘ título expedido por el Ministerio de Salud de la Nación)
  • Graduada en Medicina. Universidad de Buenos Aires (1996-2002)